lunes, 21 de noviembre de 2016

diástasis y segundo embarazo (y III)

El martes pasado fui a la rehabilitación del suelo pélvico, y como fue mi última sesión (espero) voy a dar por concluido este tema, con mis conclusiones.

Creo que ya tengo fuerza suficiente en los músculos que retienen la orina (aunque no he tenido pérdidas, con el tiempo y la pérdida normal de fuerza sí podrían haber llegado) pero tengo que mantener los ejercicios que reeducan la postura y que hacen que con la actividad normal, y sobre todo con las acciones que implican levantar peso o impacto no desciendan las vísceras (que producen el prolapso y la incontinencia).

Durante todas las sesiones que he tenido con la fisio me ha ido mandando ejercicios para hacer en casa, que cada vez son más complejos, más duros y me llevan más tiempo, así que no puedo hacer todo lo que debería, pero voy poco a poco.

Para la diástasis, que tarda bastante en cerrar (y parece que nunca lo hará del todo), lo mejor es reforzar la zona sin el típico abdominal o crunch: En mi caso,  planchas y contracciones del transverso sin mover la zona lumbar (lo cuento por si a alguien le interesa, pero esto es lo que me dijeron para mi caso, hay que preguntar siempre a un profesional); y mejor si se hacen en desequilibrio, porque se contrae el suelo pélvico de forma involuntaria lo que ayuda mucho a reforzarlo (con la ayuda de un bosu, un medio tronco, un fitball o un disco de desequilibrio (yo encontré el disco en Tiger por 8€ y me lo compré, gastarme 90€ en el bosu me parece excesivo). Es muy importante reforzar la zona abdominalno sólo por el tema estético (ahora tengo barriga), sino fundamentalmente porque es la que sujeta la espalda y también las vísceras (con la tripa sin fuerza tengo muy malas digestiones y se me hincha en cuanto como algo).

En esta última sesión, además, la fisio me habló de los pesarios, que se ponen como un tampón y colocan los ginecólogos, que evitan ese descenso de las vísceras durante la práctica de ejercicios más activos. De todas maneras, y hasta que no transcurra al menos un año desde el parto, mejor optar por actividades como hipopresivos, ejercicios isométricos y natación, que no afectan al suelo pélvico y son muy buenos para la espalda (no olvidemos que tengo un bebé que no quiere carro y va en brazos a todas partes).

Bueno, pues dentro de un año espero haber mejorado en todos estos aspectos. El tema estético es importante, pero la salud es fundamental; de mayor no quiero estar delgada y llevar compresas para la incontinencia; quiero seguir haciendo ejercicio pero si tengo que parar el ritmo, no hay problema. Al final, como en todos los temas de maternidad, mi única lección es que tengo que ser paciente (y perseverante).

Como en los post anteriores sobre este tema, si queréis hacerme alguna pregunta o comentario más personal, no dudéis en escribirme un correo. Hay muchas mujeres que no tienen problemas tras su(s) parto(s), pero otras sí y nos callamos porque nos da vergüenza preguntar al médico, a la matrona o a un fisioterapeuta, cuando lo mejor es buscar soluciones.

¡Buen día!

6 comentarios:

  1. bueno, veo que no hay comentarios. No hay mamás, y, de haberlas, no tienen nada que decir. Justo los meses posteriores al parto, notaba Aliens en mi tripa, inconscientemente pensaba: "el bebé que se mueve" hasta que...oh, sorpresa: el bebé dormía a mí lado... aaaaaarg... y luego unas digestiones, y luego unos retortijones...es eso de que las vísceras se mueven, grima nivel máximo... ahora estoy mejor, y he vuelto a Pilates, a los abdominales... a la, más o menos normalidad... pero te digo que la fisioterapia después del parto debería ser obligatoria. Te quedas hecha un ocho, te lo digo yo.
    MQ

    ResponderEliminar
  2. Pues aquí una mamá que buscaba algo de información por internet porque no sabía lo que le pasaba... Menos mal que he ido a la fisio, sin duda soy candidata a usar el tena lady... Por eso escribí los post, por si alguna pérdida llega hasta aquí buscando.

    ResponderEliminar
  3. yo casi el Dotot directamente, en el parto me pusieron puntos internos, externos y en el ano... no te digo más, quedé hecha un cuadro. Cojeaba días después por la epidural, o por el forceps, o yo qué sé... Tengo pavor a otro parto! MQ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi segundo parto tuve también episotomía, cicatriz sobre cicatriz; pero por ahora lo peor es la tripa: si te fijas se ven hasta las tripas cuando se mueven. Horror

      Eliminar
  4. Hola! Muchas gracias por contar tu historia. Tengo diastasis de 3.5 cm tras el embarazo de mi hija, que me ha causado muchos problemas digestivos. Ahora estoy embarazada (13 semanas) y parece que esté de 5 meses. Además se mueve como si tuviera un bebé grande... pero es el intestino. Me gustaría pedirte que contarás cómo fue la segunda parte de tu embarazo, si te molestó mucho, si usaste faja, si bajó mucho la tripa... Y también si pudiste empujar bien en el parto. Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  5. Aquí otra mamá en la misma situación...Me ha alegrado encontrarme con tu experiencia. Me siento muy identificada. Diastasis del primer embarazo (grado 3) y ahora estoy de 9 semanas con una barriga muy hinchada y molestias... Y algo preocupada también.
    Un saludo

    ResponderEliminar

¡muchas gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...